SANTO DOMINGO.- Gerardo Díaz (El Toro) asegura que Dios le dio una nueva oportunidad para contarlo, pues de no haber bajado unas 50 o 60 libras antes del paro cardíaco que le dio en Nueva York, hoy estaría muerto.
“Dios me dio una segunda oportunidad y te aseguro que a mí me salvó de la muerte el hecho de que desde hacía varias semanas me había sometido a un proceso de ejercicios y dietas para rebajar y cuando me dio el paro tenía unas 50 o 60 libras menos”, según nos dijo el toro.
Esto le ocurrió el pasado 26 de mayo mientras se encontraba donde su hermano Juan Pablo, en Nueva York, donde trabajaban para un proyecto musical.  
El Toro lo atribuye a un descuido suyo, debido a que viajó sin las pastillas de la presión que debe tomar cada día, ya que se le olvidó ponerla en una de las maletas. En Nueva York estaba usando otras pastillas mientras conseguía las correctas, pero eso no era suficiente. tenía una semana en Nueva York sin tomar mis pastillas de la presión. Una tarde estaba haciendo caminando y sentí un fuerte dolor inusual en la espalda. Pensé que no era nada malo y paré de caminar”, dijo el locutor. Contó que al día siguiente volvió a caminar y sintió de nuevo ese intenso dolor en la espalda. Esta vez fue tan fuerte que su hermano Juan Pablo le dijo que lo llevaría el médico, pero él se opuso creyendo que no era nada serio. Un poco más tarde el dolor se agudizó y Juan Pablo lo llevó de inmediato a un centro médico, pero no perdió el conocimiento, solo sentía ese intenso dolor, pero nunca en el pecho. Cuando le practicaron los estudios correspondientes le informaron que había sufrido un paro cardíaco. Me hicieron electrocardiograma y se dieron cuenta que la cosa era grave. Me dejaron interno y al día siguiente me hicieron en cateterismo, lo que me ayudó a mejorar. Recuerdo que permanecía casi un mes con la presión alta y tuve que ir a emergencias como dos veces más, porque se mantenía alta”, explicó. Una doctora le comentó que es la única forma que le bajaría esa presión es comiendo sin sal y sin grasa. Y así lo hizo y a la semana su presión se normalizó. “En este momento estoy comiendo así, me fue difícil los primeros días pero ya me acostumbre y la presión al mes se normalizo. Ya me dieron autorización para viajar en avión, por lo que pienso viajar a República Dominicana pronto”. Gerardo Díaz expresó que ha seguido bajando de peso y su talla que era de 45 de cintura, hoy es de 36, algo que le ha sorprendido.
"/>
octubre 31, 2020

Rututeando con Tomás

Noticias farándula y más

A mí me salvó de la muerte que había bajado 60 libras antes del paro cardíaco”, dice El Toro.

SANTO DOMINGO.- Gerardo Díaz (El Toro) asegura que Dios le dio una nueva oportunidad para contarlo, pues de no haber bajado unas 50 o 60 libras antes del paro cardíaco que le dio en Nueva York, hoy estaría muerto.

“Dios me dio una segunda oportunidad y te aseguro que a mí me salvó de la muerte el hecho de que desde hacía varias semanas me había sometido a un proceso de ejercicios y dietas para rebajar y cuando me dio el paro tenía unas 50 o 60 libras menos”, según nos dijo el toro.

Esto le ocurrió el pasado 26 de mayo mientras se encontraba donde su hermano Juan Pablo, en Nueva York, donde trabajaban para un proyecto musical.

 

El Toro lo atribuye a un descuido suyo, debido a que viajó sin las pastillas de la presión que debe tomar cada día, ya que se le olvidó ponerla en una de las maletas. En Nueva York estaba usando otras pastillas mientras conseguía las correctas, pero eso no era suficiente.

tenía una semana en Nueva York sin tomar mis pastillas de la presión. Una tarde estaba haciendo caminando y sentí un fuerte dolor inusual en la espalda. Pensé que no era nada malo y paré de caminar”, dijo el locutor.

Contó que al día siguiente volvió a caminar y sintió de nuevo ese intenso dolor en la espalda. Esta vez fue tan fuerte que su hermano Juan Pablo le dijo que lo llevaría el médico, pero él se opuso creyendo que no era nada serio.

Un poco más tarde el dolor se agudizó y Juan Pablo lo llevó de inmediato a un centro médico, pero no perdió el conocimiento, solo sentía ese intenso dolor, pero nunca en el pecho. Cuando le practicaron los estudios correspondientes le informaron que había sufrido un paro cardíaco.

Me hicieron electrocardiograma y se dieron cuenta que la cosa era grave. Me dejaron interno y al día siguiente me hicieron en cateterismo, lo que me ayudó a mejorar. Recuerdo que permanecía casi un mes con la presión alta y tuve que ir a emergencias como dos veces más, porque se mantenía alta”, explicó.

Una doctora le comentó que es la única forma que le bajaría esa presión es comiendo sin sal y sin grasa. Y así lo hizo y a la semana su presión se normalizó. “En este momento estoy comiendo así, me fue difícil los primeros días pero ya me acostumbre y la presión al mes se normalizo. Ya me dieron autorización para viajar en avión, por lo que pienso viajar a República Dominicana pronto”.

Gerardo Díaz expresó que ha seguido bajando de peso y su talla que era de 45 de cintura, hoy es de 36, algo que le ha sorprendido.

A %d blogueros les gusta esto: