En el día de ayer se celebró el Día Internacional de la Familia, por lo que creo oportuna la ocasión de hablar de un tema que de una manera u otra afecta toda la familia, no solo en su salud física; sino también en su salud emocional.

Quiero referirme a un síndrome del que poco se ha hablado.El Síndrome de la Mujer Maltratada:  son un gran numero de características que tiene la mujer que ha sido maltratada y generalmente desde la infancia. El maltrato suele aparecer siempre de la misma manera y suele comenzar en edades de 17 años, generalmente estas niñas suelen tener episodios de depresión durante la adolescencia, esta depresión muchas veces causadas por los padres o la familia que por desconocimiento afectan para siempre las vidas de sus hijas. Estos maltratos no necesariamente son golpes, aunque por supuesto  son actos violentos; por ejemplo cuando llamamos a nuestras hijas "gordas", " narisonas", "moños malos", sin saber lesionamos su autoestima de una manera que se creen feas y desvalorizadas. Es por esta razón, que luego de la adolescencia cuando quieren tener parejas van de manera inconscientes a buscar hombres mal tratadores. También se da el caso de las familias que tienen hijas favoritas e hijas no favoritas,estando estas ultimas de presentar este síndrome. El maltrato continuo genera pues en estas mujeres un proceso de adaptación que consiste en:  Indefension adquirida ( esto significa que la mujer llega a creer que ella es merecedora de toda la agresión que hay en su contra), pérdida del control( ella cree que su defensa debe venir del exterior, de una tercera persona), pérdida de reacción (al ser recibir los golpes o el mal trato verbal , decide no buscar más estrategias para salvarse y se entrega) y por supuesto se empieza a identificar con su agresor.
Estas mujeres tienen baja autoestima, se sienten fracasadas como mujeres, esposas y madres, sienten temor, tienen sentimientos encontrados de odio y amor, se aíslan, se sienten que nadie puede ayudarles y aceptan el mito de la superioridad masculina. Ocasionalmente ven al agresor como un Dios y empiezan a depender completamente de esta persona, tienen un gran miedo a la soledad y al estigma de la mujer divorciada.Una de las características más fuerte es querer ocultar ante sus familiares y amigos que son victimas de mal trato. ¿A veces pensamos: porque esa mujer no deja a ese hombre? o  ¿Por qué le aguanta tantas cosas?. La realidad es que esta mujer no puede salir sola de este mundo y muchas veces muere en el.  Como siempre la prevención es la cura de todos estos males y desde mi punto de vista la prevención está en la familia. Vamos a amar a nuestra hijas, vamos a enseñarles que se amen, vamos a decirles que son bellas, vamos a educarlas  (A mis hijas si hay que llamarle a la atención fuertemente lo hago yo, nunca su padre y hemos adoptado esto, para que nunca piensen que es normal que un hombre las pueda humillar o lastimar). Con estos simples pasos fomentaremos el amor propio y las haremos más independientes, fuertes, con carácter y decididas, no es la panacea para el maltrato; pero si son así nunca permitirán ser avasalladas Dra. Adriana Mateo Ginecóloga Obstetra Endocrinóloga http://www.entrelineassdo.com"/>
septiembre 30, 2020

Rututeando con Tomás

Noticias farándula y más

Salud en Líneas con la Doctora Mateo: Sindrome de la Mujer Maltratada

En el día de ayer se celebró el Día Internacional de la Familia, por lo que creo oportuna la ocasión de hablar de un tema que de una manera u otra afecta toda la familia, no solo en su salud física; sino también en su salud emocional.

Quiero referirme a un síndrome del que poco se ha hablado.El Síndrome de la Mujer Maltratada:  son un gran numero de características que tiene la mujer que ha sido maltratada y generalmente desde la infancia.

El maltrato suele aparecer siempre de la misma manera y suele comenzar en edades de 17 años, generalmente estas niñas suelen tener episodios de depresión durante la adolescencia, esta depresión muchas veces causadas por los padres o la familia que por desconocimiento afectan para siempre las vidas de sus hijas.

Estos maltratos no necesariamente son golpes, aunque por supuesto  son actos violentos; por ejemplo cuando llamamos a nuestras hijas «gordas», » narisonas», «moños malos», sin saber lesionamos su autoestima de una manera que se creen feas y desvalorizadas.

Es por esta razón, que luego de la adolescencia cuando quieren tener parejas van de manera inconscientes a buscar hombres mal tratadores.

También se da el caso de las familias que tienen hijas favoritas e hijas no favoritas,estando estas ultimas de presentar este síndrome.

El maltrato continuo genera pues en estas mujeres un proceso de adaptación que consiste en:  Indefension adquirida ( esto significa que la mujer llega a creer que ella es merecedora de toda la agresión que hay en su contra), pérdida del control( ella cree que su defensa debe venir del exterior, de una tercera persona), pérdida de reacción (al ser recibir los golpes o el mal trato verbal , decide no buscar más estrategias para salvarse y se entrega) y por supuesto se empieza a identificar con su agresor.

Estas mujeres tienen baja autoestima, se sienten fracasadas como mujeres, esposas y madres, sienten temor, tienen sentimientos encontrados de odio y amor, se aíslan, se sienten que nadie puede ayudarles y aceptan el mito de la superioridad masculina.

Ocasionalmente ven al agresor como un Dios y empiezan a depender completamente de esta persona, tienen un gran miedo a la soledad y al estigma de la mujer divorciada.Una de las características más fuerte es querer ocultar ante sus familiares y amigos que son victimas de mal trato.

¿A veces pensamos: porque esa mujer no deja a ese hombre? o  ¿Por qué le aguanta tantas cosas?.

La realidad es que esta mujer no puede salir sola de este mundo y muchas veces muere en el.  Como siempre la prevención es la cura de todos estos males y desde mi punto de vista la prevención está en la familia.

Vamos a amar a nuestra hijas, vamos a enseñarles que se amen, vamos a decirles que son bellas, vamos a educarlas  (A mis hijas si hay que llamarle a la atención fuertemente lo hago yo, nunca su padre y hemos adoptado esto, para que nunca piensen que es normal que un hombre las pueda humillar o lastimar).

Con estos simples pasos fomentaremos el amor propio y las haremos más independientes, fuertes, con carácter y decididas, no es la panacea para el maltrato; pero si son así nunca permitirán ser avasalladas

Dra. Adriana Mateo

Ginecóloga Obstetra Endocrinóloga

http://www.entrelineassdo.com

A %d blogueros les gusta esto: